Que es la DIABETES: Causas, Síntomas, Diagnostico, Tratamiento y Tipos de Diabetes.

Qué es la Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se desarrolla porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la hace inferior o no puede usarla eficazmente.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Su función principal es mantener suficientes niveles de azúcar en la sangre. Permite que la glucosa entre en el cuerpo y sea transportada a las células, donde se convierte en energía, para que los músculos y los tejidos funcionen. También ayuda a las células a almacenar glucosa hasta que se necesita.

En los diabéticos el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto (hiperglucemia) porque no está bien distribuido. Los especialistas advierten que si los pacientes no son tratados correctamente, el tejido puede dañarse y pueden ocurrir complicaciones muy graves en el cuerpo.

Incidencias

El estudio publicado en 2012 en di@bet.es sitúa la prevalencia de diabetes en España en torno al 13,8% de la población.

«Los resultados del estudio también confirman la relación entre diabetes, obesidad e hipertensión y la importancia de la actividad física como método de prevención», dijo Rebeca Reyes, del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario General Rafael Méndez de Lorca (Murcia) y coordinadora del Grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), CuidatePlus. «Además, el estudio encuentra que el 6% de las personas con diabetes tipo 2 no saben que tienen la enfermedad.

Reyes también señala que la prevalencia es mayor con el aumento de la edad del paciente. Se estima que entre el 25 y el 30% de la población de edad está afectada. «También aumenta a medida que aumenta la prevalencia de la obesidad», señala.

Continua leyendo: Causas

Causas

El momento de la aparición de la enfermedad y las causas y síntomas de los pacientes dependen del tipo de diabetes:

Diabetes tipo 1

Los grupos de edad más comunes son la infancia, la juventud y la adultez temprana. Por lo general ocurre abruptamente y a menudo sin tener en cuenta los antecedentes familiares.

Las principales causas de la diabetes tipo 1 son la destrucción progresiva de las células pancreáticas productoras de insulina. Debe administrarse artificialmente desde el comienzo de la enfermedad. Sus síntomas particulares son una mayor necesidad de beber y un aumento en la cantidad de orina, una sensación de fatiga y pérdida de peso a pesar del aumento del deseo de comer.

Diabetes tipo 2

Generalmente ocurre en la vejez y es aproximadamente diez veces más frecuente que la anterior. La diabetes tipo 2 generalmente es diagnosticada o experimentada por otros miembros de la familia.

Es causada por la baja producción de insulina y la insuficiente utilización de insulina por parte de las células. Dependiendo de la forma predominante de malformación, el paciente es tratado con pastillas para la diabetes o insulina (o una combinación de ambas). En estos casos, el paciente no suele presentar quejas o síntomas específicos, por lo que puede pasar desapercibido para la persona afectada durante un período de tiempo más largo.

Diabetes gestacional

Es una diabetes ocasional que puede ser controlada como otros tipos de diabetes. Durante el embarazo, la insulina aumenta para aumentar el almacenamiento de energía. Algunas veces este aumento no ocurre y puede llevar a diabetes durante el embarazo. No presenta síntomas y casi siempre se detecta después de un examen de rutina de todas las mujeres embarazadas a partir de las 24 semanas de embarazo. Esto aumenta significativamente el riesgo de desarrollar diabetes en pocos años.

Continua leyendo: Síntomas de la Diabetes

Síntomas

Los principales síntomas de la diabetes son:

  • Frecuencia de la micción (fenómeno del lecho húmedo en los niños).
  • Sensación inusual de hambre.
  • sed excesiva
  • Debilidad y fatiga.
  • Pérdida de peso.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Sensación de malestar estomacal y vómito.
  • Vista nublada.
  • cortes y arañazos que no sanan lentamente.
  • picazón o entumecimiento de las manos o los pies.
  • Infecciones recurrentes de la piel, las encías o la vejiga (cistitis).
  • niveles altos de glucosa en sangre y orina
Leer tambíen:   Cáncer de COLON: Síntomas, causas, diagnostico y como prevenir

Prevención

Actualmente no existe un método eficaz para prevenir la diabetes tipo 1. Por otro lado, se ha demostrado que el tipo 2, la forma más común de obesidad, puede evitarse en gran medida mediante estilos de vida saludables.

«Diversos estudios han demostrado que la actividad física y la pérdida de peso previenen el desarrollo de la diabetes en personas que están predispuestas a ella, incluso en aquellas que ya tienen algún grado de intolerancia a la glucosa (o prediabetes)», dice Rebeca Reyes, coordinadora del grupo de trabajo de SEEN sobre diabetes mellitus. «Además, el estudio Predimed, recientemente publicado, muestra que la dieta mediterránea debe prevenir las enfermedades cardiovasculares y ser la dieta preferida.

Consejos para la prevención de la hipoglucemia en diabéticos:

  • Ajuste la dosis del medicamento de acuerdo a las necesidades reales.
  • Siga un plan de comidas regular siempre que sea posible.
  • Beba cantidades moderadas de carbohidratos antes de hacer ejercicio.
  • Siempre lleve azúcar con usted.

En cuanto aparezcan los primeros signos de hipoglucemia, beba azúcar (2 o 3 trozos), galletas (3 a 5 trozos) o un vaso (150 ml) de una bebida que contenga carbohidratos de rápida absorción (zumo de frutas, cola, etc.).

Los síntomas generalmente desaparecen en 5 a 10 minutos. Si la hipoglucemia es grave o la persona puede desmayarse, la glucagonampule se debe inyectar por vía subcutánea (como la insulina) o intramuscular (en las nalgas). El glucagón moviliza las reservas de glucosa del cuerpo y funciona en unos 10 minutos. Si no hay recuperación, la persona debe recibir ayuda médica inmediata.

Continua leyendo: Tipos de Diabetes

Tipos

Diabetes mellitus tipo 1 mediada por procesos autoinmunes:

  • Es causada por la destrucción autoinmune de las células pancreáticas.
  • Representa la mayoría de los casos de diabetes mellitus tipo 1.
  • Generalmente ocurre en niños o adultos jóvenes, pero también puede ocurrir en otros grupos de edad.
  • Por lo general, comienza repentinamente.
  • Los factores de riesgo no están definidos con precisión, pero se sabe que en su desarrollo intervienen factores genéticos, autoinmunes y ambientales.
  • El peso es generalmente normal o inferior al normal, aunque la presencia de obesidad no es incompatible con el diagnóstico.
  • Los pacientes son susceptibles a otros trastornos del sistema inmunológico.

Una minoría de pacientes con diabetes tipo 1 desarrolla diabetes mellitus idiopática tipo 1, cuya causa se desconoce y afecta principalmente a personas de origen africano y asiático.

En la cirugía idiopática, el factor hereditario es muy importante y no hay cambios en el sistema inmunológico. Además, la necesidad de insulina puede aparecer y desaparecer.

Según la Federación Internacional de Diabetes, el número de personas con diabetes tipo 1 está aumentando cada año. Aunque las causas de este aumento no están claras, creen que puede deberse a cambios en los factores de riesgo ambientales, las circunstancias del desarrollo uterino, la nutrición en las primeras etapas de la vida o las infecciones virales.

Además, la Federación hace hincapié en que estos pacientes pueden llevar una vida normal si continúan su tratamiento combinando la administración diaria de insulina con una estrecha vigilancia, ejercicio regular y una dieta saludable.

Diabetes mellitus tipo 2

  • Aunque puede ocurrir a cualquier edad, por lo general comienza en la edad adulta, después de los 40 años, aunque ahora hay un aumento en adolescentes y niños.
  • Se caracteriza por su resistencia a la insulina y suele asociarse con un déficit relativo en la producción de insulina en el páncreas.
  • La obesidad está presente en el 80% de los pacientes.
  • El riesgo de desarrollar esta forma de diabetes aumenta con la edad, el peso y la falta de actividad física. Es más común en mujeres con antecedentes de diabetes gestacional y en personas con hipertensión o trastornos lipometabólicos.
  • Representa entre el 90 y el 95% de todos los casos de diabetes mellitus.
  • Los pacientes no necesitan insulina, aunque la necesitan para controlar sus niveles de glucosa.
  • A menudo se asocia con una fuerte predisposición genética, aunque este factor es complejo y no está claramente definido.
Leer tambíen:   HERPES Genital: Causas, Síntomas, Tratamiento, Prevención

A diferencia de los pacientes con diabetes tipo 1, las personas con diabetes tipo 2 generalmente no necesitan dosis diarias de insulina para sobrevivir. Sin embargo, en algunos casos, la insulina puede ser necesaria en combinación con medicamentos orales, una dieta saludable y una mayor actividad física.

Al igual que con la diabetes tipo 1, los casos de diabetes tipo 2 están en aumento en todo el mundo. Las causas están relacionadas con los cambios en el estilo de vida como resultado del desarrollo económico. Otras causas podrían ser el envejecimiento de la población, el aumento de la urbanización, el cambio de dieta y la reducción de la actividad.

Diabetes gestacional

  • Comienza o se diagnostica por primera vez durante el embarazo.
  • Ocurre entre el 2 y el 5 por ciento de los procesos del embarazo.
  • Como regla general, la paciente vuelve a la normalidad después del parto.
  • Las mujeres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a corto, medio o largo plazo.
  • Los factores de riesgo para la diabetes gestacional incluyen la obesidad y los antecedentes familiares.

Otros tipos de diabetes

Existen otros tipos de diabetes causados por una disfunción de las células pancreáticas o de la insulina que producen, problemas metabólicos, etc. Estos trastornos a menudo son causados por defectos genéticos, medicamentos, infecciones u otras enfermedades.

Continua leyendo: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de diabetes ocurre cuando el paciente tiene un nivel anormalmente alto de azúcar en la sangre. Por lo general, este análisis se monitorea y mide durante un examen clínico o de rutina anual antes de que se inicie un nuevo trabajo o deporte.

También se pueden realizar exámenes para determinar la posible causa de síntomas como aumento de la sed, micción, hambre o factores de riesgo característicos como diabetes familiar, obesidad, infecciones comunes u otras complicaciones asociadas con la diabetes.

Rebeca Reyes, coordinadora del grupo de trabajo de Diabetes mellitus de SEEN, enfatiza que la diabetes se diagnostica mediante un análisis de sangre. «Los criterios diagnósticos actuales recomendados por la Sociedad Americana de Diabetes en sus recomendaciones para el 2015 son los siguientes:

Hemoglobina glucosilada mayor o igual a 6.5%.
Glucosa basal en ayunas mayor o igual a 126 mg/dL o 2 horas después de una prueba oral de tolerancia a la glucosa con 75 g de glucosa mayor o igual a 200 mg/dL.
Todos deben repetirse dos veces, excepto cuando hay signos claros de diabetes, donde un nivel aleatorio de azúcar en sangre de >=200 mg/dl es suficiente», dice.

Pruebas

Para medir la concentración de azúcar en sangre, se toma una muestra de sangre del paciente, que debe ayunar al menos 8 horas antes de la prueba.

Es normal que el nivel de azúcar en la sangre esté ligeramente elevado después de comer, pero aún así los valores no deben ser demasiado altos. Es mejor realizar la prueba con el estómago vacío en personas mayores de 65 años de edad, ya que las personas mayores tienen un aumento mayor de azúcar en la sangre después de comer.

Otro tipo de prueba de sangre, llamada prueba oral de tolerancia a la glucosa, se realiza en algunos casos, por ejemplo cuando se sospecha que una mujer embarazada tiene diabetes gestacional.

En esta prueba, se toma una muestra de sangre en ayunas para medir la glucosa y se administra al paciente una solución especial para beber que contiene una cantidad estándar de glucosa. En las siguientes dos o tres horas, se toman varias muestras de sangre.

Continua leyendo: Tratamientos para la Diabetes

Tratamientos

El tratamiento de la diabetes mellitus se basa en tres pilares: nutrición, ejercicio y medicación. El objetivo es mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de los límites normales para minimizar el riesgo de complicaciones asociadas con la enfermedad. En muchos pacientes con diabetes tipo 2, no se necesitaría ningún medicamento si se controlara la obesidad y se implementara un programa regular de ejercicios. Sin embargo, a menudo es necesaria la terapia de reemplazo de insulina o el uso de fármacos hipoglucémicos orales.

Leer tambíen:   5 razones para comer papaya todos los días

Medicamentos hipoglucémicos orales

Estos productos se recetan a personas con diabetes tipo 2 que no pueden bajar su nivel de azúcar en la sangre a través de la dieta y la actividad física, pero no son efectivos en personas con diabetes tipo 1.

Tratamiento con insulina

Los pacientes con diabetes tipo 1 requieren la administración de insulina exógena porque el páncreas no puede producir esta hormona. También es necesario en la diabetes tipo 2 cuando la dieta, el ejercicio y los medicamentos orales no controlan el azúcar en la sangre. La insulina se inyecta en la grasa debajo de la piel del brazo como si se tomara por vía oral antes de entrar al torrente sanguíneo. Los requisitos de insulina varían con la dieta y la actividad física. Las personas que siguen una dieta estable y actividad física regular varían poco sus dosis de insulina. Sin embargo, cualquier cambio en la dieta o el ejercicio requiere un cambio en el comportamiento de la insulina. La insulina se puede inyectar a través de varios dispositivos:

  • Jeringas tradicionales: Son jeringas desechables, disponibles en unidades internacionales (de 0 a 40).
  • Bolígrafos de insulina: Son dispositivos en forma de bolígrafo que contienen un cartucho que contiene insulina. El cartucho se reemplaza cuando se agota la insulina, pero el bolígrafo sigue en uso.
  • Jeringas precargadas: Son dispositivos similares a un bolígrafo que se cargaban previamente con insulina. Tan pronto como la insulina se agota, se descarta toda la jeringa. El nivel de azúcar en la sangre depende del área del cuerpo en la cual se inyecta la insulina. Se aconseja insertarlo en el abdomen, brazos o muslos. Penetra más rápidamente cuando se inyecta en el abdomen. Se recomienda rociar siempre en la misma área, pero cambiar el lugar de la inyección unos dos centímetros de vez en cuando. Evite las inyecciones en los pliegues de la piel, la línea media del abdomen, la ingle y el área umbilical.

Continua leyendo: Complicaciones

Complicaciones

«Existe una relación directa entre la adherencia y un control adecuado de la glucosa, lo que a su vez está relacionado con el riesgo de complicaciones crónicas asociadas con la diabetes. Por lo tanto, un cumplimiento insuficiente aumenta el riesgo de complicaciones», advierte Rebeca Reyes, coordinadora del grupo de trabajo sobre diabetes mellitus de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

La Federación Internacional de Diabetes señala que las complicaciones más importantes son las enfermedades cardiovasculares, renales, oculares y nerviosas y la enfermedad del pie diabético. Además, la diabetes puede representar un riesgo para la salud bucal y aumentar la probabilidad de desencadenar la apnea del sueño.

¿Cuándo debe el paciente ver a un especialista?

De acuerdo con Reyes, si los pacientes experimentan síntomas tales como micción constante, sed inusual, hambre extrema, pérdida de peso inusual, fatiga e irritabilidad extremas, infecciones frecuentes y/o visión borrosa, deben consultar a su médico para hacerse la prueba de glucosa en la sangre.

Pronostico

Según ha determinado el coordinador del Grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, actualmente se están llevando a cabo investigaciones sobre la diabetes en varios aspectos. «La primera es la investigación sobre sistemas pancreáticos artificiales y células madre para el reemplazo de células productoras de insulina», dijo Reyes. «Esta terapia sería aplicable a pacientes con diabetes tipo 1.»

El segundo objetivo es desarrollar insulinas cada vez mejores con una duración más larga y un menor riesgo de hipoglucemia. «Después de todo, los tratamientos disponibles actualmente para la diabetes tipo 2 tienen cada vez menos efectos secundarios y también contribuyen a la pérdida de peso, que a menudo se asocia con la diabetes tipo 2», concluye Reyes.

Comments 2

Leave a Reply